miércoles, 26 de febrero de 2014

Para un mejor entendimiento: Hablarte antes de hablarle

A veces propongo una conversación convencida de que es necesario hablar y no me doy cuenta de que sólo quiero desahogarme, sin escuchar opiniones ni consejos. O, sin saber por qué, me resulta urgente abordar un tema y es que me duele algo mal cicatrizado del pasado porque me acaban de tocar esa herida. O me siento culpable e, inconscientemente,  busco alguna excusa para juzgar a alguien a mi alrededor. O estoy demasiado irascible para razonar pero espero que el otro se haga cargo y, aún sin explicaciones, me apacigüe. O simplemente quiero  atención y no me paro a ver si es el momento adecuado para pedirla, entre otras cosas, porque creo que lo que quiero es algo diferente.

A mi me pasan estas cosas y, en mi experiencia como coach personal, he comprobado que otros muchos seres humanos también viven experiencias parecidas.  Son situaciones que, aunque nos impulsan a hablar, la mayoría de las veces entorpecen la comunicación con los demás. La buena noticia es que también son momentos adecuados para tener una estupenda charla con uno mismo. Opino que para un mejor entendimiento es necesario hablarte antes que hablarle y por eso  hoy quiero compartir contigo algunas preguntas que te pueden resultar útiles en esa labor:

¿De qué va el asunto?
Trata de descubrir qué es lo que te preocupa, el tema del que quieres hablar. Y localiza los hechos concretos distinguiéndolos claramente de las interpretaciones. Mira la diferencia entre pensar: “Hace quince días que mi pareja llega a casa dos horas más tarde de lo habitual” o “Estoy viendo que mi pareja ya no tiene ganas de estar conmigo” Acostúmbrate a detenerte para discernir entre la interpretación y la observación objetiva de un suceso. Comprobarás que según las interpretaciones que hagas de un mismo hecho, te sentirás de forma distinta.

 ¿Qué estoy sintiendo aquí y ahora?
Trata de poner nombre a lo que sientes y al expresarlo utiliza un lenguaje que te sitúe en un papel protagonista. Por ejemplo: “Me siento enfadado”, en vez de: “Esa persona me saca de quicio” Es decir, evita palabras que impliquen que otra persona "te hace sentir" de cierta manera. Tú siempre puedes elegir tu respuesta emocional frente a las acciones de otro. Una vez identificadas las emociones, permítete vivirlas. Lleva tus manos allí dónde las sientas y dales espacio en tu conciencia mientras respiras pausadamente. Pregúntate: ¿qué es lo que puedo hacer para canalizar constructivamente esta energía emocional? ¿qué necesito hacer para estar en paz?

¿Que quiero en este momento? 
Identifica tu necesidad lo más claramente que puedas. Comienza con tu reacción más visceral y sigue la cadena de deseos hasta que encuentres algunos ejemplos específicos de cosas que puedas pedir, realizar, promover, etc., para que tu deseo quede satisfecho.

Una vez respondidas estas tres preguntas ya puedes completar la siguiente frase: “Ha pasado esto (el hecho que hayas detectado cómo detonante) y lo he interpretado de esta manera (tus interpretaciones de los hechos). No sé si esas interpretaciones son adecuadas, por eso quiero hablarlo. El caso es que, en función de esas interpretaciones, ahora me siento así (cómo te sientes ahora) y quiero esto (explica tu deseo)” Con esta información estás en mejor disposición para establecer una buena y efectiva conversación.

Para terminar con una sonrisa te dejo este vídeo titulado: ¿Dónde está la panadería? Refleja, de una forma muy graciosa, lo difícil que a veces nos resulta hacernos entender. Gracias por leerme. Un abrazo y hasta pronto.




Contenidos relacionados:






¿Cómo llevas las críticas?: Decálogo de buenas prácticas para recibir críticas y salir airoso del reto.

A preguntas inspiradoras, respuestas motivadoras: Un ramillete de poderosas preguntas para desarrollar un creativo diálogo interior.

El arte de escuchar: Sugerencias para mejorar la escucha y promover una buena comunicación.



Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.

"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.

domingo, 16 de febrero de 2014

Entrelazados en la trama de la vida

Mientras noto, alrededor de mi cuello, el suave tacto de un pañuelo de seda, pienso en todo lo que ha sido necesario que confluya para que esté disfrutando de esta experiencia. Agricultores, industriales, diseñadores, transportistas, comerciantes, … y a su vez todos ellos tuvieron que apoyarse en otros productos y en otras personas para poder hacer su labor. La trama es infinita y mi mente no puede abarcar tanta información porque sería como querer rastrear toda la trama de la vida. Ya decía Carl Sagar que "si quieres hacer un pastel de manzana a partir de la nada, primero tienes que inventar el universo". Y no es el caso. aunque estoy haciendo avances en mi faceta creativa :0). Lo cierto es que me gusta pensar en ese tejido de colaboración entre todo lo que es. Siento agradecimiento por lo que recibo y me motiva a contribuir.


Volviendo al pañuelo de seda he leído que en tiempos del emperador romano Constantino, unos monjes se presentaron ante él asegurando que poseían un valioso secreto: la técnica china para obtener seda. En esa época ya existía la denominada Ruta de la Seda, pero implicaba un larguísimo viaje, atravesando territorios en guerra. Así que aquellos monjes hicieron una propuesta: dado que era imposible mantener vivos a los gusanos durante una travesía tan larga, ofrecieron transportar los diminutos huevecillos, escondidos en bastones de bambú. Después, enseñaron sobre su crianza en las moreras. Y así nació la primera industria de seda en Europa. Toda una historia de ingenio, aventura y esfuerzo que, sin embargo, sólo es un pequeño paso del recorrido que ha traído hasta mi cuello el suave pañuelo. 

Observar lo que me rodea, desde esta perspectiva, me ayuda a sentirme entrelazada con todo,  ligada por ese trasiego compartido de conocimientos, tareas y desempeños. Además, me facilita ver con ojos más encariñados cada trocito de vida que tengo entre las manos, pues, en esta creativa trama, todo cuenta, tanto silencio y sombra, como canción y luz.

Traigo aquí un párrafo y un ejercicio de “Lo que el corazón quiere contemplar” que profundizan más en este tema:  “Si miras el camino que has ido dejando atrás, comprenderás que infinitos son los elementos que han posibilitado tal caminar. Infinito el caudal de energía desplegándose en luces y sombras, dimensiones, rumbos y geometrías. Infinita vida haciéndose y deshaciéndose para ir tejiendo la singular trama de tu laberinto vital. Tras esta contemplación puedes entender que desde la puntual e individual perspectiva no hay suficiente visión para determinar qué es digno de amor y qué no merece tal distinción. Así puedes llegar a comprender que para seguir creciendo tienes que confiar en la inteligencia de tu corazón, que es potente energía que convoca a la integración.“


“Resérvate un tiempo para visualizar como se ha ido tejiendo la trama de tu vida. Detalla por escrito los acontecimientos que vayan viniendo a tu memoria. Para realizar esta recapitulación usa una mirada compasiva capaz de encontrar a cada situación su sitio, su valor y su función en el camino de tu evolución. A partir de estas primeras anotaciones quizás vayas descubriendo experiencias que por separado no te  parecían determinantes, pero  que  al contemplarlas en el contexto de tu recorrido vital,  te resultan importantes.

Responder a las siguientes preguntas te ayudará en esta tarea: ¿Qué has aprendido? ¿Quién te ha enseñado y en qué forma lo ha hecho? ¿En qué aspectos te has expandido? ¿Has percibido situaciones aparentemente negativas que finalmente han facilitado tu evolución? ¿Qué te ha sorprendido? ¿Qué aspectos imprevistos han sido beneficiosos? ¿Qué retos has afrontado? ¿Se han transformado o desvanecido algunos sueños? ¿Han surgido nuevos deseos? ¿Qué maravillas has presenciado? ¿De quién has recibido apoyos y a quién has apoyado? ¿En qué has colaborado? ¿Qué tipo de huellas has dejado en tu camino?"


Me gusta ver cómo, consciente o inconscientemente, miremos en la dirección que miremos,  todo contribuye  en esta infinita expansión de la vida que somos. Por eso, seas quien seas, brindo por ti, al son de Macaco. Gracias y hasta pronto.






Contenidos relacionados:


Una mirada de reconocimiento: La vida nos anuda en una misma red. Descubre el valor de esa trama de colaboración.

Todos, alguien, nadie y cualquiera: Descubre cómo empezar a ser, como decía Gandhi, "el cambio que quieres ver en el mundo"

Sobre los unos y los otros: Cinco cuentos breves sobre las relaciones entre los seres humanos.

Nadie triunfa solo: Una conmovedora historia de amor fraternal y colaboración.




Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.

lunes, 10 de febrero de 2014

Energías aún por descubrir: Seis pasos para promover la conexión con tu fuente de recursos

Cuentan las crónicas que, al norte de China, en Mongolia Interior, existe el desierto Badain Jaran, el desierto de los lagos misteriosos. Tal lugar posee características únicas: es el hogar de algunas de las dunas fijas más altas del mundo, y entre ellas, sobreviven algunos lagos. Las dunas además, se mantienen húmedas en su interior, lo que explica su resistencia a la erosión del viento. Resulta difícil entender como un paisaje desierto, árido, con lluvias muy escasas y enormes dunas, esté salpicado de lagos. Sin embargo, hace algunos años se descubrió que tales lagos se forman a partir de las fuentes de agua subterránea que fluyen desde las lejanas montañas Quilian, a más de trescientos kilómetros de distancia. Una especie de persistente río subterráneo que no encuentra otra opción que atravesar el desierto hasta lograr emerger en formas de “misteriosas” lagunas.

También a los seres humanos la necesidad nos hace sacar fuerzas que no sabemos que poseemos. Muchas personas en situaciones límites hacen cosas que nunca habían pensado que serían capaces de hacer. Sus ejemplos nos ayudan a darnos cuenta que en nuestro interior existen energías aún por descubrir. Un fondo vital, invisible e impreciso que, sin embargo, fluye sin cesar. ¿Podemos entrenarnos para apoyarlo en su manifestación? A continuación te ofrezco algunas sugerencias que pueden serte útiles en este empeño:

Haz aquello que crees que no puedes hacer. Con cada experiencia en la que te atrevas a mirar a tus miedos cara a cara y a aceptar que caminen a tu lado sin obstaculizarte el paso, generarás más y más fortaleza, coraje y confianza.

Mantén un positivo diálogo interior. ¿Qué te dices frente a la dificultad, a la inestabilidad, a la insatisfacción o las crisis de cualquier tipo? Revisa esas conversaciones porque en ellas puedes generar el impulso extra para avanzar o la justificación para tirar la toalla. Salpica de esperanza esos diálogos: “Buscaré alternativas. Siempre hay una salida y puedo dar con ella Si no puedo solo pediré ayuda. Puedo ver otras posibilidades al cambiar mi punto de vista. Mañana será otro día y volveré a empezar con las fuerzas renovadas. Buscaré mi zone de influencia y me podré manos a la obra.”

Habitúate al contecto con tu fuerza interior: Te propongo realizar con frecuencia esta visualización de poco más de un minuto de duración para promover la conexión con tu fuente de recursos y creatividad. 



Haz un buen uso de los recuerdos: ¿Piensas que no vas a poder? Busca experiencias en tu historia que te demuestren que otras veces pudiste. ¿Piensas que es demasiado para ti? Busca en tu memoria momentos en que te sentiste superado y sin embargo encontraste el camino de salida Reconoce sin falsas humildades tus dones, talentos y cualidades e irá emergiendo más valor, coraje y osadía


Cultiva la confianza: Esa fuerza interior crecerá si cultivas tu fe en la vida, en el espíritu humano y en ti mismo como ser vivo formando parte del universo. Decía el psiquiatra y escritor Viktor Frankl que “por muchas que sean las desgracias que se abatan sobre una persona, por muy cerrado que se presente el horizonte en un momento dado, siempre le queda al hombre la libertad inviolable de actuar conforme a sus principios. Para él  siempre queda esa esperanza.”  Busca lecturas, películas, vídeos o artículos que hablen de superación personal y aprende de esas experiencias. 


Encuentra algo que dar: Te transcribo un párrafo de mi libro que explica esta sugerencia:  “Quisiera que siempre recordases que por pertenecer a la vida podrás contar, en todo momento, con la fuerza de tu espíritu. Es una cualidad que si confiamos en ella todos podemos manifestar. Y consiste en saber encontrar algo que dar cuando parece que ya nada nos queda; y, dándolo, encontrar una puerta de salida al drama y a la adversidad. Suele ser hermosa la manera en que toma forma y presencia este poder, pues todo empieza con una pequeña decisión, un primer paso, algo sencillo pero que finalmente resulta ser la entrada a la alegría de vivir, porque la propia vida ha encontrado su rumbo verdadero..” ¿Qué es lo que puedes ofrecer a los demás, y al hacerlo, en vez de quedarte con menos, sentirte más pleno?

La esperanza, la confianza y la acción perseverante nos remiten a la posibilidad de evolución creativa que reside en el interior de la vida que a todos nos sustenta. Energía en constante renovación y transformación que nos susurra a cada instante: ¡Sigue adelante! Quizás pronto descubras, aún cuando hoy creas estar cruzando un árido desierto, fuentes subterráneas y frescas lagunas jalonando tu paisaje existencial.

Gracias por pararte a leerme. Un abrazo y hasta pronto.


Contenidos relacionados:

Lo que tienes aunque parezca que ya nada te queda: Un sencillo ejercicio para pasar de la sensación de vacío e inseguridad a la de confianza y plenitud.

Valora el presente: Aprende a hacerlo con el ejercicio de "la nevera casi vacía"

Tus mapas mentales: Tres propuestas para ampliarlos y descubrir nuevas oportunidades.


Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.

miércoles, 5 de febrero de 2014

¿Quedamos? Siete encuentros contigo mismo

Actualmente  existe  sofisticada tecnología para facilitar las comunicaciones o viajar al espacio pero el ser humano aún tiene dificultades para encontrar su hogar interior donde escucharse y comprenderse. Si algo así te ocurre y estás interesado en mejorar la relación contigo mismo, los siguientes ejercicios te serán muy útiles como herramientas de autoconocimiento y para quererte más y mejor. Para una cita con alguien que te importara mucho tendrías en cuenta el ambiente, la diversión, la conversación o las muestras de afecto. En el momento de llevarlos a la práctica estas sugerencias te recomiendo aplicar el mismo mimo y atención que pondrías si fueses a encontrarte con tu ser más querido. 


Primera cita: Con la mano en el corazón
Ponte la mano en el pecho y posa tu atención en la zona del corazón. Siente el interior de esa área de tu cuerpo mientras realizas unas cuantas respiraciones profundas y tranquilas. ¿Qué sensaciones tienes? ¿Qué color, forma, sabor, tienen los sentimientos que experimentas? ¿Sientes esa zona cerrada, abierta, pesada, vacía, ligera, dolida, o…? No hay respuestas correctas. Se trata de tu propia experiencia. Permanece un rato con las sensaciones que te van viniendo y observa sus cambios. Puedes acabar el ejercicio recitando la siguiente afirmación: Confío en la inteligencia de mi corazón donde encuentro conocimiento y efectiva disposición para, aquí y ahora, vibrar en sintonía con todo lo que es y encontrar creativos cauces de acción desde la paz y la libertad de ser.” ("Lo que el corazón quiere contemplar")

Segunda cita: Co un ramillete de preguntas
"Busca un rato de tranquilidad para escribir en un cuaderno las respuestas a las siguientes interrogantes: ¿Qué es lo que en tu vida reclama ser tenido en cuenta? ¿Proyectos inacabados? ¿Deseos insatisfechos? ¿Heridas del pasado buscando sanación? ¿Conocimiento que espera ser compartido? ¿Talentos por desarrollar? ¿Aprendizajes que piden ser aplicados? ¿Nuevas ideas a poner en práctica? ¿Afectos sin cauces de expresión? ¿Situaciones estancadas anhelando fluir? ¿Sueños que quieren hacerse realidad? Después haz una lista con todas las acciones que vas a llevar a cabo para atender estas cuestiones. Luego quédate en silencio, intuyendo la presencia de tu niño interior, guardián de todos los sueños que alberga tu corazón. Dile a ese niño que es posible, que sois capaces y que merecéis que vuestros sueños se hagan realidad. Imagínate que lo abrazas confiando en que la vida que sois, os guiará. Y dile también que cuentas con su inocencia y su alegría para disfrutar de cada paso en este viaje." ("Lo que el corazón quiere contemplar")

Tercera cita: Fuente de inspiración
"Empieza tomando conciencia de tu respiración y observa cómo vienen y van tus pensamientos. Cuando tu atención se quede apegada a alguno de ellos, vuélvela a enfocar en cada inspiración y expiración. Sigue un rato haciéndolo así y luego imagina que, tras esas hileras de pensamientos que llegan y se van, hay un campo infinito de energía, de donde surge todo lo que es, y en donde se va a engendrar el patrón de vida necesario para manifestar lo que tu corazón quiere contemplar. Ahora, con cada respiración te afirmas en la intención de volverte más y más receptivo a esa fuente de inspiración brotando en el centro de tu ser. Finaliza esta experiencia realizando tres respiraciones profundas, en las que expresas gratitud por el camino que te lleva, el sueño que te eleva y el alma que te anima." ("Lo que el corazón quiere contemplar") También puedes escuchar esta breve visualización en audio:

Cuarta cita: Jugando con los recuerdos.
Para tus actividades y permítete un respiro para experimentar algunos sentimientos. Pon tu atención en el recuerdo de una persona o situación que sabes que te provoca intensas emociones negativas. Detente, mientras eres consciente de tu respiración, en la contemplación de ese recuerdo hasta que veas aflorar esos sentimientos que te provocan su evocación. Observa y mantente lo más alerta posible de las tensiones, cambios de postura, sensaciones y emociones que percibas. Y anota la información que te resulte más relevante teniendo en cuenta que lo que nos produce rechazo en los demás, nos habla de algún aspecto de nosotros mismos que aún no hemos podido integrar. Después piensa en alguna persona que admiras profundamente. ¿Cuáles son las cualidades en ella que más te llaman la atención? Has unas cuantas respiraciones profundas y pregúntate: ¿Y si esa persona simplemente está actuando de recordatorio de lo que mantienes bloqueado en ti? Esta práctica te puede servir de guía para descubrir y recuperar dones, cualidades y talentos.


Quinta cita: Con una mirada de reconocimiento
Pasea la mirada detenidamente por el paisaje que te rodea con el objetivo de descubrir cosas o matices en los que hasta ahora no te hubieras fijado. Empieza haciéndote presente, posando la atención en tu respiración. Siente tu cuerpo, advierte tu postura. Luego mira a tu alrededor como si fuera la primera vez que lo observases. ¿Tiene aspectos que no habías visto nunca? Experimentarás una mayor conexión con el mundo porque te estás permitiendo estar presente aquí y ahora, liberándote así de las distracciones que te ocasiona el estar atrapado en tu dialogo interior. "Después toma un cuaderno y anota, al menos, una docena de recursos, personas, situaciones, cualidades o aspectos de tu experiencia que en alguna forma te ayudan a avanzar en tu camino y disfrutar de esa vivencia. Bendice cada uno de esos elementos presentes en tu trama existencial; es decir, nómbralos con estimación en tus anotaciones y hónralos, en tu corazón, con un sentimiento de apreciación." ("Lo que el corazón quiere contemplar")

Sexta cita: Percibiendo olas de energía.
"Busca un lugar tranquilo y túmbate boca arriba. Concentra tu atención en tu respiración e imagínate que, con cada inspiración y expiración, escuchas el sonido de las olas que vienen y se van. Sonido que convoca ondas de energía moviéndose por tu cuerpo con vibrante armonía. No hace falta poner nombre a ese caudal de vitalidad; sólo asómbrate y admira su intensidad. El poder que fluyendo llega, se hace presente en tu conciencia y luego se va. Juega a inspirar y experimentar lo que ocurre. Juega a expirar y experimentarlo también. Juega a recorrer tu cuerpo dejando que esas olas de vida todo lo alcancen. Acepta sentir, sin evaluar, ese energético caudal. Deja que se presente tal y como es; disfruta con la vibración que podrás sentir a tu través. Luego, levántate, ábrete aún más a ese poder y danza con él. Te puede resultar un buen acompañamiento para este momento, todo tipo de música de percusión, como timbales, tambores y panderos. Suéltate a bailar disfrutando de esa vitalidad. Añade más fuerza a esta actividad diciendo en voz alta tu nombre una y otra vez, como si estuvieses convocando a reunión a toda la energía albergada en cada aspecto de tu ser." ("Lo que el corazón quiere contemplar") También puedes escuchar esta breve meditación en audio:



Septima cita: Concentración sostenida.
 Elige cualquier actividad cotidiana que te resulte útil realizar en este momento y concéntrate en ella. Comienza poniendo atención en tu respiración, sintiendo tu presencia física y emocional. Luego sigue con la tarea manteniéndote alerta de cuando se desvía tu atención hacia otros asuntos. Identifica esas distracciones y tranquilamente vuelve a poner tu atención en la actividad que estás realizando. Repite con paciencia el intento de centrarte en tu labor siempre que te encuentres de nuevo, divagando. Para finalizar recuerda que “aunque todo parezca igual, a cada instante, todo es diferente; y así visto, el presente resulta apasionante”. ("Lo que el corazón quiere contemplar")

Espero y deseo que estas propuestas te hayan resultado sugerentes y te animes a quedar contigo mismo para disfrutar de tu propia compañía.

Gracias por tu atención. Estaré encantada de leer tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.





Contenidos relacionados:




Tú eres la posibilidad: Y, estés donde estés, el ahora es tu oportunidad.

Para un mejor entendimiento: Hablarte antes de hablarle. Claves para preparar una conversación delicada.

A preguntas inspiradoras, repuestas motivadoras: Descubre poderosas preguntas y su utilidad específica.


EmocionArte: Cómo relacionarte saludablemente con tus emociones


Tu árbol interior: Unos minutos de instrospección para despertar tu energía vital.


Además ...


Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.