lunes, 16 de enero de 2017

Si te flaquea la motivación, respira hondo y ¡ponle corazón!

La motivación es el lazo que logra unir compromiso y esfuerzo manteniendo activa y focalizada la fuerza de voluntad. Cuando motivación y voluntad van de la mano no hay obstáculo que pueda frenar su avance.

Cómo el combustible para un motor, la motivación nos pone en movimiento. Sin motivación para realizar algo la resistencia a hacerlo es máxima. En la medida que logras motivarte esa resistencia va disminuyendo y puedes pasar de querer postergarlo a quererlo hacer por encima de todo.

Contaba Anthony De Mello que “un anciano peregrino llegó a una posada tras realizar un difícil recorrido por las montañas, en lo más crudo del invierno y bajo una lluvia constante. Al verle entrar el posadero le preguntó: ¿Cómo has conseguido llegar hasta aquí con este tiempo de perros, buen hombre? Y el anciano respondió alegremente: Mi corazón llegó primero, y al resto de mí le ha sido fácil seguirle."

Desde mi punto de vista, motivarte es como abrir una puerta, cuya llave guarda el corazón, para que lo que buscas y lo que te busca, puedan encontrarse. Al comenzar el año quizá has renovado propósitos y emprendido nuevos recorridos. Todos, a nuestro paso, participamos en la maratón de la vida donde se alcanzan metas y se superan retos a la vez que se enfrentan  miedos, frustraciones y desalientos. En algún tramo puede acompañarnos la pereza o sorprender un tropiezo. Pero si te mantienes motivado podrás sostenerte aún en el cansancio y el desequilibrio.

Por todo esto hoy quiero compartir contigo ocho estrategias que te ayudarán a mantenerte conectado con la fuerza de la motivación en tu corazón y seguir adelante hacia ese horizonte soñado que, al haberlo convocado, también viene a tu encuentro:

1.- Elabora un plan de acción con metas alcanzables y lleva un diario de seguimiento.   

Hay retos que parecen inalcanzables hasta que estableces un plan de acción que, a modo de escalera, te permite ascender, peldaño a peldaño, hasta alcanzarlos. Procura dar lo mejor de ti a cada paso pero empieza poniendo el listón de tu exigencia a una altura que te resulte alcanzable en el momento y las circunstancias que afrontas. Conforme vayas logrando resultados podrás ir subiendo ese listón. Pequeños pasos en asuntos sencillos y que sean de tu agrado pueden ayudarte a entrar en acción y a encontrar la motivación que necesitas para continuar avanzando  

Establece de antemano puntos de control y recompensas a tus logros. Cada mañana repasa los pasos a dar y cada noche comprueba que te hayan acercado a tus metas. Te será útil escribir un diario de seguimiento donde expreses cómo te has sentido, qué dificultades han aparecido, qué es lo que no está funcionando, lo que necesitas mejorar, lo que has aprendido o lo que sea que te parezca importante anotar sobre el tramo recorrido.

2.- Invoca tus valores para conectar con las motivaciones que te aportan sentido: 

Una forma sencilla de lograrlo es preguntarte: ¿Para qué voy a hacer esto? Cuando organices tu agenda o realices una lista de temas pendientes, en lugar de enumerar únicamente las acciones a realizar anota también los resultados que esperas conseguir con ellas y el valor que eso aportará a tu vida. Te sientes diferente al pensar en: “hacer diez llamadas” que al pensar en “aumentar mis ingresos haciendo diez llamadas y traer a mi vida más seguridad económica.”. O “Levantarme dos horas antes” a “colaborar al bien común haciendo mi tarea de voluntariado”. Así consigues considerar las tareas pendientes no como cargas sino como posibilidades de acercarte a tus ideales. Si esa lista la lees en voz alta estarás motivándote al recordar tu escala de valores y comprobar que puedes actuar en coherencia con ella. 

En el siguiente relato puedes ver tres perspectivas desde las que una misma labor encuentra diferentes sentidos: “Se cuenta que tres albañiles estaban trabajando en la construcción de un gran edificio. Cada uno de ellos hacía la misma tarea pero cuando fueron preguntados sobre lo que estaban hacienco sus respuestas fueron diferentes. El primero respondió: Pongo ladrillos. El segundo contestó: Levanto una pared. Soy bueno en esto y me gusta que confíen en mi. Y así fue la respuesta del tercero: Junto con todo el equipo estamos construyendo un gran hospital.

3.- Procura pasarlo bien y disfrutar de la experiencia: 

Si quieres estar motivado, lo que vas a hacer además de tener valor para ti es importante que puedas disfrutarlo. Sea cual sea la tarea procura hacerla de la manera más sencilla, agradable y, en la medida de lo posible, divertida. Sueña con el resultado que deseas pero mientras haces lo necesario para lograrlo, no te centres en ese final sino en encontrar tu mejor forma de hacerlo, valorando por adelantado y por encima de todo, tu actitud y compromiso. Aunque la meta quede lejos si aprendes a disfrutar de cada paso, la serenidad viajará contigo. En este video queda expresada esta idea en una experiencia real que quizá te hará sonreír:



4.- Observa tu diálogo interior y cambia las palabras que te frenan por frases que te impulsan: 

¿Qué te dices frente a la dificultad? Revisa esas conversaciones porque en ellas puedes generar el impulso extra para avanzar o la justificación para tirar la toalla. ¿Piensas que no vas a poder? Busca experiencias en tu memoria que te demuestren que otras veces pudiste. ¿Piensas que es demasiado para ti? Recuerda  momentos en que te sentiste superado y sin embargo encontraste el camino de salida. Pensar positivamente no es creer que todo está bien sino encontrar el enfoque  que te permita motivarte y progresar. Elabora un diálogo interior respetuoso en el que no tengan cabida las descalificaciones y te abra posibilidades. Reconoce sin falsas humildades tus dones, talentos y cualidades e irá emergiendo más valor, coraje y osadía.

5.- Visualízate lográndolo: 

Cuando el entusiasmo une disciplina y visión cuentas con pies y alas para alcanzar tus metas.  Párate diariamente a imaginarte protagonizando tu soñada realidad. ¿Qué sucede y qué sientes habiendo alcanzado tus objetivos? ¿En esas felices escenas qué experimentas? ¿Qué recibes? ¿Qué das? ¿Con qué disfrutas? ¿Qué ves, oyes, notas, hueles y saboréas en esas escenas? ¿Con quíen estás y cómo es el lugar en el que te ves habiendo alcanzado tu meta? Añade los máximos detalles posibles a esa visualización.  

¿Qué postura corporal se corresonde con la actitud que quieres desarrollar? Descúbrela, adóptala y estarás más cerca de sentirte así. Cuando salgas a caminar imagina que algunos de tus sueños ya se han cumplido. Visualiza esas felices escenas y permite que surjan formas de moverte coherentes con esas visiones. Toma conciencia de esas posturas y, en adelante, juega a incorporar esos gestos y movimientos para evocar un ánimo similar y motivarte.

6.- Recuérdate que cuentas con tu capacidad de aprendizaje: 

Cuanto más haces y aprendes más puedes hacer y aprender. Ser realista implica ver los problemas sin magnificarlos y reconocer tus capacidades sin idealizarlas. Investiga las posibilidades de formación y de elevar tu nivel de preparación. Observa como han alcanzado otros ese nivel. No obstante, lo que te rodea puede inspirarte pero recordar momentos de tu propia superación convocará aún más tu autoconfianza. Te sentirás más motivado si te sientes capaz. Elabora una lista de ejemplos de aprendizajes de tu propio recorrido. Recuerda que para aprender hay que aceptar primero la ignorancia sobre algo. Ese es el primer peldaño para acceder al conocimiento. Y puedes vivirlo no como una debilidad sino como una posibilidad de crecer y evolucionar. 

7.-  Procúrate inspiración y prepárate especialmente para cuando aparezcan los deseos de abandonar: 

Alimenta tu espíritu con inspiradoras influencias. Elige lecturas, imágenes, compañías y experiencias que te ayuden a mantener tu ánimo en un positivo enfoque y una optimista expectativa.  Y no olvides que al caminar das un paso en el vacío mientras que con el otro te afirmas más. Sólo así puedes avanzar. También en la vida para evolucionar es necesario integrar momentos de inestabilidad. Por eso, prepara recursos especiales para los momentos de desaliento. Planéalo de antemano. 

Te propongo cinco sugerencias:

a) Busca fotos, dibujos y palabras que representen tus objetivos. Con este material, realiza un collage que incluya tu foto sonriente y colócalo en un lugar bien visible. Al verlo cada día recordarás el rumbo que marca tu corazón.

b) Recopila ejemplos de resilencia: Historias, biografías, películas o vídeos que hablen de otros seres humanos afrontando situaciones difíciles y saliendo airosos del reto. Selecciona frases que te alienten y ponlas a la vista para que inspiren.

c) Cuenta con personas de confianza con quien puedas compartir tus desafíos y te vayan a brindar apoyo cuando lo necesites.  

d) Elige las frases que más te entusiasmen e invoquen tu mejor actitud y apréndelas de memoria o colócalas en lugares visibles para que puedas acudir a ellas cuando necesites su fuerza.

e) Haz un lista de logros. Cada vez que consigas realizar un cambio positivo en tu vida, reconócelo, celébralo y añádelo también a este registro.  Repasa esta lista en los momentos de bajón e imagina lo bien que te sentirás, disfrutando de la recompensa del reto logrado y pudiendo anotar una victoria más.

f) Practica este ejercicio meditativo que también puedes escuchar en audio:

“Busca un lugar tranquilo y túmbate boca arriba. Concentra tu atención en tu respiración e imagínate que, con cada inspiración y expiración, escuchas el sonido de olas que vienen y se van. Después de un rato haciéndolo así, imagina que el sonido de esas olas convoca ondas de energía moviéndose por tu cuerpo con vibrante armonía.

No hace falta poner nombre a ese caudal de vitalidad; sólo asómbrate y admira su intensidad. El poder que fluyendo llega, se hace presente en tu conciencia y luego se va. Juega a inspirar y experimentar lo que ocurre. Juega a expirar y experimentarlo también. Juega a recorrer tu cuerpo dejando que esas olas de vida todo lo alcancen. Acepta sentir, sin evaluar, ese energético caudal. Deja que se presente tal y como es; disfruta con la vibración que podrás sentir a tu través.

Luego, levántate, ábrete aún más a ese poder y danza con él. Te puede resultar un buen acompañamiento para este momento, todo tipo de música de percusión. Suéltate a bailar disfrutando de esa vitalidad. Añade más fuerza a esta actividad diciendo en voz alta tu nombre una y otra vez, como si estuvieses convocando a reunión a toda la energía albergada en cada aspecto de tu ser.
Hazlo así cada vez que quieras promover más fluidez allí dónde encuentras rigidez, hasta comprobar que te sientes más proclive a la acción, a la colaboración y a la diversión.”




8.- Colabora con tu entusiasmo a sostener la motivación de los de tu alrededor. 

Esa actitud también sostendrá tu propio ánimo. Crea un grupo con el que puedas compartir recursos, ideas, motivación y celebrar juntos las metas alcanzadas así como apoyaros en los tropiezos. Que en tu compañía todos perciban la grandeza de la vida que son. Refuerza tu autoestima y la de los demás,  recordando que todos somos una expresión única e irrepetible de la vida, con una función que realizar, un potencial a desplegar, y siempre dignos de amor y respeto. 

"Contempla con consideración lo que a tu alrededor, por pequeño que sea, también sueña e intenta transmitir confianza, compromiso y esperanza. Para ayudarte en este empeño, nunca olvides añadir a tu ánimo un flexible cinturón hecho de cintas de confianza espiritual y un anillo de fe, que los demás advertirán cuando te observen señalándoles, no por el potencial que aún no han llegado a desplegar sino porque adivinas el brillo de su alma jugando a manifestar su luz.” (Lo que el corazón quiere contemplar)

Como ves, la mayoría de las sugerencias que hoy comparto contigo tienen relación con el respeto, la confianza, la esperanza y la espontánea alegría de vivir. Es decir, asuntos que implican un enfoque afectivo. Por eso como resumen me gusta decirte: Si te flaquea la motivación, respira hondo y ¡ponle corazón!

Gracias por tu atención. Me encantará que participes con tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.

Pepa Arcay
Coach Personal



Contenidos relacionados:

La fuerza de la autoconfianza: Diez reflexiones y diez prácticas para mejorar la confianza en uno mismo.

Cómo ser tu mejor compañía: Claves para darte aliento cuando más lo necesitas.

Esa gente tan necesaria: Sobre las personas que te ayudan a recordar que eres digno de amor.

¿Miedo al mañana? Diez sugerencias para convivir serenamente con la incertidumbre.

Para no perder la esperanza: Claves para cultivar un ánimo optimista y transmitir entusiasmo.


Además...

Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.



Y también ...


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Luces parpadeantes para el árbol de tu vida

A estas alturas de Diciembre, en muchos hogares tiene lugar un ritual que, a niños y mayores, encandila. Y digo encandilar porque se encienden sonrisas, aumenta el brillo en los ojos y aunque no sea nada nuevo lo que se contempla, los corazones laten un poco más aprisa, cómo esperando que saltan chispas de sorpresa.

De algún rincón de la casa se recupera una caja que en su interior guarda figuras, bolas, lazos y estrellas de todos los colores, guirnaldas de materiales brillantes, largas sartas de pequeñas bombillas y las esperanzas invisibles de buenos sentimientos, obsequios y los mejores deseos compartidos. Un invierno más se van a adornar árboles con lo más hermoso guardado en esas cajas y con todo lo nuevo que se elabore o encuentre en los mercadillos navideños.

Hoy, ese ritual, me ha parecido que hablaba de la vida del ser humano en su afán de mantener viva la esperanza. Cada invierno revisando lo acontecido a lo largo del año, tratando de rescatan lo más preciado y añadiendo lo descubierto y aprendido para lograr que siga brillando nuestra existencia.

 Y es que creo que más allá de las diferencias, todos tenemos una preciosa caja en la que vamos guardando aquello que más nos humaniza y, en algunas noches del alma, desplegamos su contenido para recordar lo que somos y lo que podemos llegar a ser. Cada cual tiene sus tácticas para encender su existencia y me resulta inspirador ver las infinitas formas de hacer brillar el árbol de la vida.

Hoy, quiero mostrarte el contenido de mi propia caja. Frases que representan todo aquello que me ayuda a seguir creciendo y a disfrutar en el intento.  Percepciones que que mantienen mi ánimo sereno, mi esperanza intacta y,  aunque sea parpadeante, por aquello de que no hay día sin noche, mi alegría de ser, encendida.

Cuando adorno el árbol navideño suelo hacerlo por partes, intentando que brille de forma armoniosa y esté bien equilibrada la distribución de adornos y colores. De la misma manera, estas guirnaldas de ideas y sugerencias también están ordenadas en referencia a las diez relaciones que configuran mi forma de afrontar el mistrio de existir:

1.- Relación con la vida:
Para comprender la vida primero hay que amarla. Creo que nadie lo sabe todo de ella. Por eso, en ese misterio, puede encontrar acomodola más brillante esperanza. En el fondo de la vida siempre queda mucha espontánea alegría y mucha inocencia por nacer.A veces, más allá de lo que somos capaces de entender, es posible intuir una belleza  una armonía y unos órdenes del amor que hablan de plenitud, paz y alegría. Puede parecer que tu vida se rompe cuando solo es que la vida está haciendo una ventana en el muro levantado por tus miedos. Para quien mantiene viva su curiosidad, la vida es una contínua aventura de descubrimiento. Ante la incertidumbre sobre lo que la vida te traerá mañana, céntrate en la certeza de lo que tú vas a entregar hoy a la vida. Por muy escarpada que sea la costa de tu vida si no pierdes de vista el faro del amor, llegarás a buen puerto.

 2. Relación con uno mismo:
Quererte bien supone encontrar un buen equilibrio entre aceptarte y superarte. No abandones tu creatividad. La música de la vida quiere sonar a tu través. ¡Dejate oír! La oportunidad siempre está donde estás tú porque eres tú quien puede hacer de todo una oportunidad. Potencia lo que de ti te enorgullezca pero sobre todo comprende lo que te avergüenza. Y sea como sea tu ventana a la vida ¡asómate a ella! Si quieres conocerte prepárate para sorprenderte. Si quieres comprenderte empieza por amarte.

3.- Relación con los propios valores:
¿Qué es lo que más te importa en la vida? Ese es tu nortepersonal. Asegúrate de estar poniendo ahí tu mejor esfuerzo. Es inquietante pensar que la vida no tiene sentido pero es tranquilizador comprobar que que la vida tiene el sentido que cada uno quiera darle. Para hacer tu camino necesitas tener buenas razones y no que todo el mundo te de la razón. Si no le encuentras sentido a tu vida pon amor a todo lo que haces le darás sentido a cada instante.

4.- Relación con tus emociones:
Aquello que temes es algo que todavía no has aprendido a amar. La vida, buena maestra, quiere enseñarte. Lo que te enfada de ti mismo también está en la ira que proyectas hacia los otros. La sanadora reconciliación ha de abarcar ambas emociones. Reír a carcajadas es un acto liberador sobre todo cuando te estás riendo de ti mismo. Todas las emociones guardan información útil. Hay que sentirlas para entenderlas y después, dejarlas fluir y encauzar su energía.

 5.- Relación con tus pensamientos:
No te creas todo lo que te dicen. Cultiva tu propio criterio. No te creas todo lo que te dices. Cuestiona tus pensamientos. Cuando un “por qué” no te ayude a aprender cambialo por un “para qué”  Las excusas se volverán oportunidades y las trustraciones, resultados. No etiquetes como necesario lo que solo es preferible o sentirás una innecesaria angustia cuanto te falte lo que no es imprescindible. Si piensas desde el amor enfocas tu mente en la dirección adecuada para encontrar más amor.

 6.- Relación con tus sueños:
Permitirte soñar es ayudar al niño que hay en ti a descubrir un nuevo horizonte. Su entusiasmo te dará la energía necesaria para llegar juntos a ese soñado confín. Sea cual sea tu sueño para verlo cumplido tienes que pisar firme en el terreno de tu realidad. Prepárate calzando tu paso con  disciplina, entusiasmo, amor y plena atención. Si tu mente tiene claro el objetivo, a tu corazón le apasiona y aplicas tu mejor voluntas, activarás tu poder creador. ¿Te gusta la persona en la que te estás convirtiendo al intentar alcanzar  tus metas? Eso importa más que las propias metas. ¡No te peirdas por el camino!

7.- Relación con tus actitudes:
La mejor perspectiva para descubrir maravillas la consigues asomándote a la ventana de la gratitud. Siempre hay razones para la gratitud. Sea por lo que recibes o por lo que puedes entregar. Todo viene, florece y se va. Tú además puedes tomar consciencia de esa experiencia. Honra esa capacidad. Te sientes libre cuando ves que puedes ser feliz de muchas maneras sin necesitar ninguna de ellas para ser feliz. Si buscas motivos para admirar, agradecer y compartir, verás crecer tu alegría de vivir. Veas el vaso medio vacío o medio lleno lo importante es que vayas buscando una fuente.

8.- Relación con tus acciones:
Ama lo que haces y mantén abierta la ventana de la esperanza a todo aquello que confías llegar a hacer. Por poco que sepas, si lo aplicas,avanzas. Por mucho que sepas, te estancas si no lo aplicas. Tarde o temprano encontrarás piedras en el camino. Lo que importa es lo que decidas hacer con ellas. Todo te ayuda a alcanzar la cima. También el camino empinado que ahora subes aunque parezca frenarte. Que lo que no puedes hacer no te distraiga de loque sí está en tu mano lograr.. Si no tienes tiempo para todo procura que todo lo que consideres importante tenga su tiempo.

9.- Relación con los demás:
Para ir de corazón a corazón sigue el camino de la empatía. Los prejuicios son malos atajos. Para desarrollar empatía primero hay que dejar de criticar. Ponerte en el lugar del otro para comprender sin juzgar. Lo que recibes de los demás depende de ellos. Pero solo tú decides lo que les ofreces. Esa es tu libertad y tu responsabilidad. Atrévete a contemplar todo lo que sientes y atrévete también a poner límites a lo que consientes. Por miedos y prejucios cerramos la puerta del corazón  No dejamos entrar y nos impedimos salir. ¡Hay tanto amor que aún no ha podido ser!

10.- Relación con el pasado, presente y futuro:
No importa que todo pase cuando sabes que un momento también te puede saber a eternidad. Necesitas pausa y silencio para aprender del pasado, contemplar con grtitud el presente y soñar un mejor futuro. Regálate momentos de sosiego. No puedes cambiar lo que hiciste en el pasado pero puedes cambiar tú, ahora, para que el futuro sea diferente. Qué valorar lo que fue no te impida abrazar el presente para disfrutar de lo que es.

No hay dos árboles de Navidad iguales, como no hay dos vidas idénticas. Pasear por la ciudad en estas fechas y observar los abetos iluminados en las plazas, los escaparates o tras las ventanas es como observar los variopintos intentos humanos de encender la vida aún en medio de la oscuridad de guerras, odios, miserias y desesperos. Hay algo, en esta perseverante inocencia que me conmueve.  Me encanta como expresó Mario Benedetti este sentimiento en su poema “¿Por qué cantamos?”:

“Si cada hora viene con su muerte
si el tiempo es una cueva de ladrones
los aires ya no son los buenos aires
la vida es nada más que un blanco móvil
usted preguntará por qué cantamos

si nuestros bravos quedan sin abrazo
la patria se nos muere de tristeza
y el corazón del hombre se hace añicos
antes aún que explote la vergüenza
usted preguntará por qué cantamos

si estamos lejos como un horizonte
si allá quedaron árboles y cielo
si cada noche es siempre alguna ausencia
y cada despertar un desencuentro
usted preguntará por que cantamos

cantamos porque el río está sonando
y cuando suena el río / suena el río
cantamos porque el cruel no tiene nombre
y en cambio tiene nombre su destino
cantamos por el niño y porque todo
y porque algún futuro y porque el pueblo
cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos quieren que cantemos
cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto ni la bronca
cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota
cantamos porque el sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta
cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la vida
y porque no podemos ni queremos
dejar que la canción se haga ceniza.”


Gracias por tu atención. Te deseo lo mejor ahora y siempre y te invito a escribir tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.

Pepa Arcay
Coach Personal

Contenidos relacionados:

¡Buenos días,árboles! Meditación para apoyar el crecimiento del árbol de tu vida.

Convoca al niño quehay en ti: Y rescata la inocencia y la ternura que hay en el fondo de tu vida.

Pensamientos,sentimientos y actitudes luminosas: Algunas ideas para promoverlos en tu vida.

Ayuda eficaz: Cómo hacer para que ayudar sea realmente de ayuda.

Aún tras la derrota: Cómo afrontar con éxito los fracasos.


Esa gente tan necesaria...: Que nos recuerda que todo tiene un sitio, un valor y una función.


Además...

Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.



Y también ...


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.