sábado, 12 de noviembre de 2016

Diez sugerencias para convivir serenamente con la incertidumbre

Parece que no hay libro de instrucciones para la vida o, al menos, nadie afirma haberlo encontrado. Como mucho, algunos mapas incompletos y la incertidumbre como leal compañera de viaje. 

Los seres humanos hasta podemos imaginar nuevos horizontes antes de alcanzarlos pero, quien sabe si para que resulte más divertida la aventura, hacer camino siempre es una experiencia incierta. La ecuación vital incluye incógnitas y no hay cálculos de riesgo capaces de despejarlas totalmente. Lo que no sabemos es más que lo que somos capaces de prever.  

El desarrollo de nuevas tecnologías provoca cambios cada vez más rápidos y falta tiempo para gestionar bien el estrés que sentimos ante los aspectos desconocidos de lo que nos puede tocar vivir. En el pasado, desde la perspectiva científica, la física tradicional representaba un mundo de respuestas precisas mientras que, en la actualidad, la física cuántica, con el principio de incertidumbre establecido por W. Heisemberg, ya avisa que, a nivel de partículas, cuanta más certeza en la posición más incerteza respecto a su movimiento.  Lo que a nivel coloquial equivale a decir que no tenemos control total sobre la compleja realidad que experimentamos.

Como escribió Mario Benedetti, “vamos a tientas”:

“Se retrocede con seguridad
pero se avanza a tientas
uno adelanta manos como un ciego
ciego imprudente por añadidura
pero lo absurdo es que no es ciego
y distingue el relámpago la lluvia
los rostros insepultos la ceniza
la sonrisa del necio las afrentas
un barrunto de pena en el espejo
la baranda oxidada con sus pájaros
la opaca incertidumbre de los otros
enfrentada a la propia incertidumbre
se avanza a tientas / lentamente … (…)”

La buena noticia es que, a tientas y lentamente pero avanzamos. El espíritu humano, aún con tropiezos y retrocesos, termina encontrando fortalezas para contener el impacto de la incertidumbre. Aún sintiéndonos inseguros y vulnerables, paso a paso vamos ganando terreno a lo desconocido y ampliando el horizonte de lo posible.

¿Cómo lo hacemos? La incertidumbre es un conjunto de pensamientos que, proyectados sobre el futuro, generan una variedad de emociones. Por lo tanto, es en ese estado mental donde reside el campo de influencia para modificar las sensaciones derivadas del mismo. El objetivo no es eliminar la incertidumbre sino vivir sin angustia en su compañía.  Hoy quiero compartir contigo diez sugerencias que  te ayudarán en ese empeño:

1.- Reformula el significado que le das al concepto de “lo desconocido”: Aprecia las posibilidades que encierra. El no saber qué puede llegar también lo puedes interpretar como el despliegue de un abanico de multiples alternativas. Oportunidades para crear nuevos caminos, reinventarte y disfrutar de esa aventura. Nadie lo sabe todo de la vida. En ese misterio puede encontrar acomodo la más brillante esperanza.

2.- Recuerda que, sea lo que sea que acontezca, tú decides tu particular respuesta: La inquietud de no saber lo que puede ser, se alivia centrando la atención en lo que sí puede ser. Toma consciencia de tus valores y deja que ellos guién tus acciones. Frente a cualquier tormenta aférrate a ese mástil y cuando los vientos sean favorables despliega en él las velas de tus sueños. Te propongo que realices “el mandala de tus valores” para tener actualizada esa brújula interior.

3.- Apoya los sueños que promueven en ti una motivación más grande que el temor que genera la falta de certezas: Párate con frecuencia a imaginarte protagonizando esa soñada realidad. Describir por escrito esas escenas te puede ayudar a visualizarlas mejor: ¿Qué sucede y qué sientes habiendo alcanzado tus objetivos? ¿En esas felices escenas qué experimentas? ¿Qué recibes? ¿Qué das? ¿Con qué disfrutas? ¿En qué aspectos se despliega tu potencial? ¿Qué talentos desarrollas? ¿Qué cualidades manifiestas? ¿Qué puedes hacer hoy para acercarte más a ese horizonte?  En el artículo “¿Estás a la altura de tussueños?” encontrarás muchas herramientas para trabajar este aspecto.

4.- Atrévete también a visualizar tu escena más temida respecto al futuro:  ¿Qué peligros y perjuicios te aportaría? ¿Cómo podrías gestionarlo? ¿Qué oportunidades nuevas podrían generarse? Encuentra respuestas constructivas y elabora un buen plan de prevención que incluya consolidar tus fortalezas o cultivar un contexto social de mutuo apoyo, por ejemplo. El objetivo es pasar de lapreocupación a la ocupación.

5.- Desarrolla tu capacidad de observación e intuición: Procúrate pausas para mirar con plena atención dentro y fuera de ti. Desarrolla tucapacidad de empatía, y procura ir ampliando tus mapas mentales asomándote a nuevos puntos de vista. Esta visualización quiada titulada “De donde surge todo lo que es” te ayudará a confiar en tu inteligencia más intuitiva.


6.- Desarrolla una mentalidad flexible para adaptarte mejor a los imprevistos: La flexibilidad es una habilidad que facilita la gestión de la incertidumbre. Cuando sientas inquietud ante un imprevisto recuerda la sabiduría del río que desciende de la montaña buscando el mar adaptándose a los desniveles y obstáculos del terreno. En el día a día, asume con consciencia y responsabilidad los cambios que hagas en tu planificación. Recuerda que toda buena gestión del tiempo tiene que incluir flexibilidad para asumir los contratiempos. No percibas nada como una necesidad externa para ser feliz sino como una preferencia más. Cultiva esta independencia emocional frente a los apegos. No dejes que el miedo a perder algo te impida apreciar lo que puede llegar. Espera lo mejor, haz lo necesario para lograrlo y acepta lo inesperado como compañero de viaje.

7.- Afronta tu vulnerabilidad ante lo imprevisto afirmándote en tu capacidad de superación personal:
Desarrolla tu autoconfianza y haz un buen uso de los recuerdos. ¿Piensas que no vas a poder? Busca experiencias en tu historia que te demuestren que otras veces pudiste. ¿Piensas que es demasiado para ti? Busca en tu memoria momentos en que te sentiste superado y sin embargo encontraste el camino de salida. Escribe sobre los momentos de superación más importantes de tu vida. Experiencias que hablen de tu capacidad de afrontar adversidades y transformarlas en oportunidades para crecer y aprender. Cada vez que consigas realizar un cambio positivo, reconócelo, celébralo y añádelo también a ese registro y repasa esas notas cuando quieras reforzar la confianza en ti mismo.

8.- Ante tu ignorancia recuerda tu capacidad de aprendizaje: Aprender supone ir de lo conocido a lo desconocido. En ese camino, confianza e incertidumbre van de la mano. Cultiva tu curiosidad y procúrate formación continuada. Sentirte preparado para los continuos cambios te aportará seguridad y te ayudará a descubrir nuevos recursos personales. Encuentra estratégias para afrontar como aprendizajes los aparentes errores. De esta forma cualquier desafío se puede convertir en una forma de crecer y evolucionar. La inquietud de no saber lo que puede ser se alivia al poner tu atenciónen lo que puede ser.

 9.- Aprende a gestionar tus emociones: Al caminar das un paso en el vacío mientras con el otro te irmas más. Sólo así puedes avanzar. También en la vida, para evolucionar, es necesario integrar momentos de inestabilidad. Es necesario aprender a aceptar la ira, el miedo y otras emociones que puede generar la incertidumbre, como parte de la experiencia de vivir y aprenden a encauzar constructivamente esas energías. En este artículo podrás aprender cinco pasos para gestionar bien tus emociones.

10.- Por último, te animo a confiar en la fortaleza del espíritu humano: Cuanta más incertidumbre sientas respecto a lo que te traerá la vida, centra tu atención en lo que tú le vas a aportar: “Por pertenecer a la vida podrás contar, en todo momento, con la fuerza de tu espíritu. Es una cualidad que si confiamos en ella todos podemos manifestar. Y consiste en saber encontrar algo que dar cuando parece que ya nada nos queda; y, dándolo, encontrar una puerta de salida al drama y a la adversidad. Suele ser hermosa la manera en que toma forma y presencia este poder, pues todo empieza con una pequeña decisión, un primer paso, algo sencillo pero que finalmente resulta ser la entrada a la alegría de vivir, porque la propia vida ha encontrado su rumbo verdadero. En esos momentos también podemos aprender que, para comprender la vida, primero hay que amarla. Y que hay que creer para ver, pues con fe los ojos nos mostrarán lo que nuestro corazón quiere contemplar.” (“Lo que el corazón quiere contemplar”)

Vacilantes y aún con la única certeza del terco latir del corazón, avanzamos. Cada cual anda sus pasos y entre todos hacemos avanzar la vida aportando consciencia a la experiencia. Esa cortina de niebla incierta en el horizonte quizás tenga como secreta función despertar aún más nuestra humana osadía aventurera. Volviendo a recordar a Mario Benedetti:

“No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.”

Gracias por tu atención. Te invito a colaborar con tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.

Pepa Arcay
Coach Personal



Contenidos relacionados:


¿Qué te cuentas? Doce claves para hacer de tu autodiálogo, tu aliado.

Esa gente tan necesaria: Para recordar tque todo tiene su sitio, su valor y su función.

Frente al estrés: Diez claves a tu alcance para vivir más serenamente.

Energía aún sin desplegar: Seis pasos para activar tu fortaleza interior.


Si respiras: Tú eneres la posibilidad y el ahora, tu oportunidad. ¡Cuenta contigo!


Además...

Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.



Y también ...


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.

domingo, 9 de octubre de 2016

Ocho pasos para recoger el regalo de un sueño

Los sueños forman parte de la vida humana. Soñamos dormidos y despiertos. En ambos casos, los sueños hablan de nuestros miedos y deseos, creencias y esperanzas, conflictos y querencias. En otra entrada del blog he reflexionado sobre los sueños que tejemos conscientemente, cuando estamos despiertos, con el fin de motivarnos y crear nuevas realidades. Hoy quiero compartir contigo una propuesta de trabajo personal referida a la experiencia onírica pues lo que soñamos mientras estamos dormidos también tiene influencia en nuestro ánimo y nuestra trayectoria vital.

Desde la perspectiva del autoconocimiento, tener en cuenta estos sueños, puede ser un recurso de autoayuda para conocer y comprender emociones, patrones mentales o aspectos denosotros mismos que quizás quedan ocultos en la vigilia. A veces, mientras soñamos, repetimos las experiencias del día pero desde una perspectiva distinta en la que hay menos limitaciones y el peso de las creencias es más débil. Eso supone la posibilidad de una nueva óptica que puede resultar muy útil para nuestra reflexión una vez despiertos.

Me gusta como lo expresa Antonio Machado: “Desde el umbral de un sueño me llamaron... Era la buena voz, la voz querida. Dime: ¿vendrás conmigo a ver el alma?...”

El ejercicio que hoy te propongo tiene como objetivo transformar el recuerdo de algo soñado en material de autoayuda. Comienza en el momento en que vayas a dormir y consta de ocho pasos:

Primero: Ya acostado haz un repaso de los sucesos que, durante el día, te hayan resultado más significativos. Se trata de recordar momentos que para ti hayan tenido importancia aunque puedan no haber tenido relevancia para los de tu alrededor. Quizás una llamada inesperada, un noticia impactante, una muestra de afecto, una preocupación que no has podido eludir, una tarea que te ha resultdo difícil de realidad, un momento de enfado, etc… Acepta sin juzgar toda esa lista de recuerdos. Deja que vayan apareciendo uno tras otro y asume las emociones que les acompañan.

Segundo: Si tienes algún asunto que te está costando resolver o alguna decisión que te resulta difícil de tomar, piensa también en ello e imagina que todos estos pensamientos y sentimientos que has hecho presentes los dejas ordenados en tu memoria para que, si puede resultarte beneficioso, tu mente los tenga en cuenta desde la perspectiva de los sueños.

Tercero: Afirma entonces tu deseo de una mayor comprensión para evolucionar y elegir las acciones más adecuadas. Hazlo confiando en que tu intuición y creatividad puedan aportarte, a través de los símbolos oníricos, enfoques inspiradores. Con esta confianza e intención deja que el sueño te alcance.

Cuarto: Al despertar mantente unos minutos en la cama comprobando si recuerdas algo de lo soñado. Si la respuesta es afirmativa anota todos los detalles del sueño que vengan a tu mente. Objetos, personas, situaciones o palabras que llamen tu atención. ¿Cuál es el elemento más intenso o más destacado del sueño? ¿Cuál es el elemento más extraño? ¿Se ve algún cambio brusco, sorprendente o inesperado? ¿Cuál es la emoción predominante? Registra también lo que sientes al recordarlo.

Quinto: Comprueba si hay alguna relación entre esas anotaciones y la revisión del día que realizaste al acostarte. ¿Veo alguna asociación entre algún elemento del sueño y situaciones vividas recientemente? ¿Algo del sueño me lleva a pensar en alguna vivencia o preocupación concreta? ¿Contiene el suelo algún mensaje o metáfora que pueda aplicarse a algún asunto de mi vida? ¿Muestra alguna experiencia ante la que siento temor? ¿Enfrento en el sueño situaciones que en la realidad evito? ¿Presenta el sueño alguna solución que pueda aplicar en algún conflicto?

Sexto: En el caso de que el sueño no parezca relacionarse directamente con nada concreto de tu experiencia pero es un sueño impactante o que llama tu atención especialmente, hazte preguntas relacionadas con lo soñado pero aplicándolas a tu vida en general. Por ejemplo si escapas de algún peligro: ¿de qué estoy huyendo en mi vida? ¿qué temo afrontar? Si despliegas capacidades o recursos desconocidos: ¿En qué situación de mi vida necesitaría estos talentos? ¿Cómo puedo ponerlos en práctica? Si te sientes atraído hacia un camino o un paisaje desconocido: ¿Qué cambios estoy queriendo hacer? ¿Qué nuevos proyectos esperan mi apoyo? Si quieres acercarte a alguna persona pero algo te lo impide: ¿Con qué relación estoy teniendo dificultades? ¿Qué es lo que me impide una mayor cercanía?, etc…

Séptimo: Encuentra el regalo que el sueño te ofreceagradécelo y comprométete a tenerlo en cuenta en tu vida. Tal regalo puede ser un aprendizaje, un descubrimiento, una solución, una dificultad que no veías o, de alguna manera, una consecuencia útil y creativa.

Ocho: En el caso de que no veas claramente este regalo sino todo lo contrario, es decir, que el sueño quede interrumpido en medio de un problema o una situación negativa, tómalo como si fuera un relato sin acabar y piensa un final feliz para esa aventura. Una vez hayas escrito ese final pregúntate: ¿qué significado puede tener esto en mi vida? ¿En qué situación podría aplicar un final así? ¿Qué está en mi mano hacer para lograrlo? Lo que sueñas dormido también puede apoyar tu evolución si permites que comtribuya a ampliar tu mapa de lo posible.

Dormidos o en estado de vigilia, desde mi punto de vista, avanzamos por el camino del despertar a un nivel más amplio de consciencia. Las experiencias oníricas también pueden ser un apoyo en el camino del autoconocimiento. Así lo pienso cuando recuerdo este poema de Antonio Machado que aprendí de niña y que con el paso del tiempo adquiere, para mi, un significado más profundo.

“Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.

Di: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;

y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.

Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.”

Gracias por tu atención. Te invito a escribir tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.

Pepa Arcay
Coach Personal



Contenidos relacionados:

¿Estás a la altura de tus sueños? Cómo vibrar en la frecuencia de tu más felices sueños.

Meditación para recordar: Lo que tienes aunque creas que ya nada te queda.

Tú eres la posibilidad y el ahora, tu oportunidad: Cómo promover una buena disposición para la acción.

La fuerza de la autoconfianza: Diez reflexiones y diez ejercicios para promoverla.


Las palabras amigas: Doce herramientas a tu alcance para facilitar el autoconocmiento y la autoayuda.


Además...

Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.



Y también ...

"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.