lunes, 1 de diciembre de 2014

¿Qué te cuentas? Doce claves para hacer de tu autodiálog, un aliado

¡Hoy parece como si mis pensamientos estuvieran martilleándome! ¿Has sentido alguna vez algo parecido? En un tono divertido, este vídeo escenifica esa situación:


Según los investigadores, alrededor de cincuenta mil pensamientos pasan por nuestra mente a lo largo del día. Parte de ellos son negativos, se repiten y se introducen en las conversaciones qumantenemos, más o menos conscientemente, con nosotros mismos. Si no aprendes a manejar bien un martillo  terminarás haciéndote daño en los dedos. El diálogo interior, al igual que un martillo,  puede ser un herramienta muy útil para tu bienestar o un arma de autosabotaje que sólo te provoque sufrimiento. 

Descartes decía que “su vida estuvo llena de desgracias, muchas de las cuales nunca sucedieron” y es que una cosa es tu vida y otra, la historia que te cuentas sobre ella. No puedes controlar los pensamientos que surgen en tu mente pero puedes elegir cuales atiendes, cuestionas, transformas o dejas ir. Esa elección tiene importantes consecuencias en tu vida pues influye en tu ánimo y en tu predisposición a la acción. Lo que te cuentas sobre lo que pasa condiciona lo que te pasa. Por eso hoy quiero compartir contigo doce claves para hacer de tu autodiálogo, un aliado:

1.- Crea un espacio diario para estar en silencio contigo mismo. El objetivo es que logres tomar distancia de tu conversación interna y te ubiques en una posición de observador del curso de tus pensamientos mientras te mantienes atento a tu respiración. Este enfoque te abre a la posibilidad de descubrir la silenciosa paz más allá de tu diálogo interior. También te puede ser útil esta visualización guiada en la que te invito a contemplar “Tu cielo interior”.



2.- Dedica tiempo a observar lo que te dices y el tono en el que te lo dices. Se trata de descubrir frases saboteadoras, debilitantes o desmotivadoras. Las que más se repitan ponlas por escrito para ir trabajando con ellas. Y establece un compromiso contigo mismo para cambiar positivamente tu autodiálogo.

3.- Repasa los pensamientos negativos que has detectado y cuestiónalos, uno a uno, para descubrir en qué se basan y poder desmontar su solidez. Pregúntate: ¿A qué asunto se refiere este pensamiento? ¿Se trata de un hecho o de una suposición? ¿Tengo la absoluta certeza de que es verdad? ¿En qué experiencias me apoyo para pensar esto? ¿Qué consecuencias tiene en mi vida pensar así? ¿Podría pensar de alguna otra manera?

4.- Escribe pensamientos positivos que puedan reemplazar cada pensamiento negativo de tu lista. Busca experiencias que apoyen esos nuevos pensamientos. Pregúntate: ¿qué consecuencias beneficiosas trae a mi vida pensar así? Imagínate alguna escena agradable relacionada con esta nueva forma de pensar y observa lo que sientes al visualizarla. Cuando estés disfrutando intensamente de ese momento, ánclalo, haciendo un sencillo gesto que quede unido a esa experiencia.

5.- Memoriza estos pensamientos positivos y repítelos a menudo a la vez que haces el gesto con el que anclaste la visualización.


6.- Crea frases divertidas de refuerzo (¡Alerta Houston tenemos un problema!) para bloquear los pensamientos negativos más recurrentes.  Una vez te hayas “pillado in fraganti”, sonríe y repasa los ejercicios que realizaste por escrito sobre ese pensamiento. Finaliza repitiendo el pensamiento positivo que lo reemplaza.

7.- Descubre si estás habituado a interpretar las circunstancias de forma negativa, trágica o atemorizante. O si en tu autodiálogo usas generalizaciones, sesgos negativos, etc… Oblígate a buscar otros enfoques que te permitan distintas perspectivas. Piensa en personas positivas, optimistas o que admires por su fortaleza y serenidad frente a la adversidad y pregúntate: ¿cómo interpretarían ellos esta misma situación? Para aprender más de este tema te animo a repasar el artículo “Pasos para entender, entenderte...

8.- Alimenta tu espíritu con lecturas, aúdios y vídeos inspiradores. Crea frases cortas que te fortalezcan, te ayuden a avanzar y a sentirte en paz y repítelas cuando más negativo te encuentres. Te invito a conocer mi colección de pensamientos motivadores.

9.- No permitas que los sentimientos de carencia aniden en tu corazón. Si aparecen invítales a que se muestren como posibilidades de mejora, aprendizaje y evolución. Dedica un tiempo cada día a sentir agradecimiento por todo lo valioso que hay en tu vida. Repasa lo que vas aprendiendo, los recursos que vas desarrollando y los pequeños trocitos de sueños que se van haciendo realidad. Cuando el camino se ponga muy cuesta arriba, aprovecha la inclinación para elevar tu mirada y que tu ánimo le siga, recordando tus ideales, tus valores y el sentido de tu caminar. Encontrarás más ideas y ejercicios en el artículo: “¿Estás a la altura de tus sueños?

10.- Pon más sentido del humor en tu vida y especialmente en las conversaciones contigo mismo. Aprende a no tomarte tan en serio. Trátate con ternura, quitando peso y dramatismo a tus autodiálogos. Te puede ser útil revisar el artículo, “La risa, una medicina gratuita y un placer contagioso”.

11.- No dejes que tu conversación interior parezca un disco rayado de rencores y resentimientos. En tu mano está hacer eterno o fugaz un mal recuerdo. Depende de la atención que le prestes. Aprende de esa experiencia y luego, suéltala. Te sugiero escuchar y practicar con el audio “Completando asuntos pendientes”.



12.- Atiende tus emociones. Si estás triste o enfadado no te servirá de nada querer mirar para otro lado o tratar de reprimir la emoción repitiendo frases positivas. Primero escucha tus emociones y habla con ellas. En el artículo “EmocionArtetienes un sencillo ejercico en cinco pasos que te ayudará a crear esa conversación.

Y recuerda siempre que, seas quien seas, más allá de tus logros o circunstancias, eres digno de amor. ¡Trátate bien!.

Gracias por tu atención. Estaré encantada de leer tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.


Contenidos relacionados:


Para un mejor entendimiento: Si quieres preparar una conversación delicada, habla antes contigo mismo.

A preguntas inspiradoras, respuestas motivadoras: Preguntas poderosas para lograr un autodiálogo beneficioso y eficaz.

Un ejercicio de autocoaching: Cómo transformar positivamente tu atmósfera emocional y apoyarte cuando más lo necesitas.


Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 
Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.

3 comentarios:

  1. Gracias por ayudarme a cambiar y seguir adelante...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por estar aquí... Estoy en un proceso importante de cambio y seras una guía para mi.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por estar aquí... Estoy en un proceso importante de cambio y seras una guía para mi.

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir tus comentarios. Gracias por tu participación.