jueves, 20 de agosto de 2015

10 claves paa vivir más serenamente

“Se cuenta que un rey ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar, en una pintura, la serenidad. Muchos lo intentaron y el rey contempló todas las obras, pero las fue descartando hasta que únicamente quedaron dos.

Una mostraba un lago muy tranquilo, casi un espejo perfecto donde se reflejaban las plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se veía un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos pensaron que sería la ganadora.

La otra pintura también tenía montañas pero eran afiladas y parecían inaccesibles. Sobre ellas, un cielo furioso dejaba caer un fuerte aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Pero también se veía, junto a la cascada, un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. Allí, en medio de su nido, un pájaro, contemplaba plácidamente el paisaje.

El Rey, finalmente, escogió como ganadora esta segunda obra pues dijo ver reflejada, en ese pájaro, la verdadera serenidad. Aquella por la que, aún estando en medio de dificultades, problemas y adversidades, permanecemos calmados dentro de nuestro corazón.”

Entiendo la serenidad como una mezcla de equilibrio y calma en pensamiento, sentimiento y acción. La vislumbro fruto de la coherencia y no surgiendo en función de las circunstancias externas sino de la paz interior.  La percibo como un estado interno, un punto de quietud desde donde contemplar el transcurso de los acontecimientos sin dejarse arrastrar por ellos. La verdadera serenidad no es inmovilismo, resignación o desinterés, sino un lúcido abrazo a la vida, aún cuando ésta se presente arisca y mal encarada. Desde este punto de vista, considero que en medio del éxito o el fracaso, sea para aceptar una situación o para cambiarla, la serenidad es un buen punto de apoyo que, además, se puede fomentar y fortalecer.

Las semillas de la serenidad están en tu interior pero, para florecer, necesitan que mantengas limpio de malas hierbas y bien abonado, el terreno de tu experiencia. Poner en práctica estas diez propuestas te facilitará esa labor:

1.- Incluye, en tu diario acontecer, pausas y silencios:
Las pausas se llevan muy bien con el silencio y éste te permite escuchar y escucharte en profundidad. Pausa, silencio y vacío son tres pilares del bienestar emocional. Tal como te relajas en la intimidad de tu casa, te sugiero disfrutar, a menudo, de la paz de tu naturaleza más esencial, de tuhogar interior. Me gusta como queda explicado en este vídeo el encuentro con esa serena quietud:


2.- Adopta una actitud apreciativa y constructiva ante el momento presente:
El aquí y el ahora es lo mejor que tienes. En el presente siempre estástú como posibilidad y la vida como oportunidad. Si estás vivo hay camino.. “Empieza buscando, en la circunstancia que afrontes, algún motivo de celebración y, por pequeño que sea, siente gratitud. Luego disponte a vivir esa situación con alegría de ser; afrontándola, en la medida que te sea posible, con ternura, sencillez y sentido del humor. Abraza esa experiencia con todo el amor que logres sentir y quédate en paz por haber puesto en este momento tu mejor voluntad.” (“Lo que el corazón quiere contemplar”)

3.- Mantén un positivo diálogo interior:
¿Qué te dices frente a la dificultad, a la inestabilidad, a la insatisfacción o a las crisis de cualquier tipo? Revisa esas conversaciones porque en ellas puedes generar el impulso extra para avanzar o la justificación para tirar la toalla. Salpica de esperanza esos diálogos internos y cuida la foma en la que “etiquetas” las situaciones que afrontas. Nada es un obstáculo a menos que tú lo digas. Puedes utilizar un lenguaje que abra posibilidades. Aprende a ganar perspectiva ante las circunstancias y no dejes que pequeñas dificultades ocupen tu atención como si fueran grandes cuestiones. Te puede ser útil practicar esta visualización, titulada “Lanzando al río los pensamientos nocivos”:



4- Atiende, acepta y encauza responsablemente tus emociones:
Vivir conscientemente implica prestar atención a tu  entorno, tratando de entender al mundo que te rodea y también observar tu mundo interior de motivaciones, pensamientos, emociones y sensaciones. Cuanto más consciente seas, mayor capacidad tendrás para percibir las situaciones y elegir respuestas desde la libertad y la responsabilidad. Aprende a reconocer tus emociones y a utilizar su energía para avanzar en tu camino. Creces cuando te atreves a afrontar las situaciones que te asustan. En los artículos Cómo llevarte bien con tus emociones”, “Cinco pasos para cambiar positivamente tu ánimo” y “Cómo abrazar tu sombra emocional”, encontrarás explicaciones y ejercicios prácticos para mejorar tu inteligencia emocional. Además, las explicaciones que algunos niños dan en este vídeo también te ayudarán a lidiar con tus estados de ánimo:



5.-  Pasa pronto de la preocupación a la ocupación:
Procura no quedarte estancado en dudas, preocupaciones o asuntos inconclusos. ¿Te hace falta pedir alguna disculpa? ¿A quien tienes pendiente dar las gracias? ¿Qué reparaciones necesitas hacer en tus relaciones? ¿Qué resentimientos y rencores siguen vivos? ¿Qué palabras quedan por decir y qué penas y enfados esperan cauces de expresión?  En los momentos de dudas, recuerda que no estás buscando la decisión perfecta sino una decisión lo suficientemente buena con la información que tienes en ese momento. No hay camino que te lleve al control total, pero si aceptas recorrer el sendero de la incertidumbre, lo encontrarás lleno de posibilidades. Procura que tu atención no se quede demasiado tiempo enfocada en la queja. Una vez tenida en cuenta la insatisfacción, concéntrate en la solución, el aprendizaje y la superación.

6.- Cultiva la paciencia junto a la perseverancia y, más allá de los resultados, aplaude el esfuerzo y la buena voluntad:
Desde que naciste, día a día, has afrontado retos sacando de ti, fuerza, sabiduría y talentos desconocidos. Tu camino, como el de cada ser humano, ha sido un proceso en el que, paso a paso, has ido compitiendo contigo mismo, superándote. Todos estamos, día a día, participando en la maratón de la vida, esforzándonos, aprendiendo y buscando nuestra mejor versión. Con paciencia y perseverancia descubres que no siempre hay soluciones ni triunfos rápidos, pero no por eso deja de haber caminos hacia los logros . Y es cierto que hay tropiezos, caídas, equivocaciones, abandonos, decepciones y desesperos, pero también, cada amanecer vuelven las ganas, las nuevas ideas, los esfuerzos renovados y la esperanza. Seguimos intentándolo. Y sólo por seguir, ya merecemos una felicitación. La vida sigue creciendo con nosotros y eso ya es una victoria.

7.- Afírmate en tus valores y busca la coherencia:
Ante los retos más desafiantes y los más grandes obstáculos, eleva tu ánimo recordando los ideales que dan sentido a tu caminar. Que tus palabras y tus actos expresen aspiraciones cercanas a tu corazón. En tu coherencia reside tu serenidad.  Si el rumbo de tu camino está marcado por valores que no son los tuyos, tu paz interior no viajará contigo. Intenta simplificar tu vida y haz una buena gestión de tu tiempo  Mantén claros tus objetivos y elige bien dónde pones tu atención. Los procesos de cambio a veces son lentos pero la disciplina, inspirada en un ideal, aporta la alegría de superarte a cada paso y la paz interior de estar manteniéndote fiel a tu corazón.Te invito a realizar un ejercicio con el que descubrirás el mandala de tus valores y así podrás tenerlos más presentes.

8.- Aprende a fluir sin resistencia en los momentos de cambio:
Descubrir, sorprenderte, experimentar y aprender, es decir, cambiar y transformarte forma parte de la apasionante aventura de vivir. Y, aunque quieras pararte al resguardo de tu zona de comodidad la vida vendrá a buscarte con un nuevo reto para recordarte que estás vivo y puedes seguir creciendo. Puedes aceptar de antemano que la vida es continua mudanza y transformación y prepararte para fluir sin resistencia en ese movimiento. Aprende del elegante desapego de las hojas en otoño. Regalan al paisaje sus más bellos tonos mientras se preparan para soltar sus ramas y dejarse llevar por el viento.

9.- Cultiva un autoconcepto positivo y hazte responsable de tu bienestar y de tu aportación:
Con humildad ves claro que no eres mejor que nadie pero sí puedes ser hoy mejor que ayer. Se trata de mantener una visión optimista sobre tus habilidades, cualidades y valores, sin idealizaciones ni negatividades innecesarias. A diferencia de cuando eras niño, ahora sabes que no dependes de los adultos para sobrevivir. Ahora sabes que, aunque la vida es una trama de colaboración, puedes hacerte cargo de tu felicidad. Decide por ti mismo asumiendo los riesgos y responsabilizándote de las consecuencias de tus actos. Aceptando lo que hay, lo que tienes y lo que sabes, como punto de partida para ese ejercicio de creatividad que es vivir, en continua transformación. Puedes elegir ver la vida como una oportunidad para descubrir, desarrollar, utilizar y compartir tus dones.  Actitud que te ayudará a sentirte más sereno, útil y pleno  Te puede ayudar realizar el ejercicio que explico en este audio, titulado “Viendo crecer el árbol de la autoestima”:




10.- Cuida tus relaciones, desarrollando empatía y favoreciendo la ternura:
Descubre la alegría de la mutua colaboración, abriéndote a sentir los intereses de otros como tus propios intereses. Para poder desarrollar empatía, primero hay que dejar de criticar. Ponerte en el lugar del otro para comprender, sin juzgar. Aprende a escuchar sin prejuicios y con una actitud receptiva hacia las señales emocionales que los demás expresan con sus palabras, tonos, gestos y acciones. No te dejes llevar por las suposiciones y verifica siempre tus interpretaciones.  No esperes a las grandes ocasiones para dar espacio a la ternura. Mejor recuerda que la ternura hace grande cualquier ocasión. La ternura es un vehículo para el afecto y tiene tal magia que es capaz de encerrar en pequeños detalles, toda la grandeza del amor.

Vísteme de hermosura el pensamiento, serenidad, perennemente unida al árbol de mi vida a contra viento”, decía el poeta Blas de Otero. Una preciosa invocación para los momentos en que necesitamos abrazar la vida con amorosa lucidez.

Gracias por tu atención. Me encantará leer tus comentarios. Abrazos y hasta pronto.


Contenidos relacionados:


Para salir de dudas: Itinerario de seis pasos para tomar decisiones serenamente.

¿Victima o protagonista? Pautas para coger el timón de tu vida y avanzar con determinación hacia tus objetivos.

Del rechazo a la reconciliación: Claves para abrazar tu sombra emocional.

Energías aún por descubrir: Siete formas de conectar con tu fortaleza 
interior.

Cómo ser una persona inspiradora: La vida es una trama de colaboración y cada hebra, cuenta.




Además...

Coaching online: Si te interesa conocer mi labor profesional como coach personal te invito a visitar La Llamada También puedes escribirme a p.arcay@la-llamada.com y solicitar una sesión informativa y gratuita.
Estaré encantada de atenderte.

Y también ...


"En el fondo de tu corazón están esperando los sueños no cumplidos y todo el amor que aún no ha podido ser. Date permiso para vivirlos.(“Lo que el corazón quiere contemplar”) 

Ahora, a tu alcance, un apoyo para el despertar de tu consciencia: “Lo que el corazón quiere contemplar” Un libro, para  leer y practicar, que expandirá tu poder creador y promoverá la conexión con la inteligencia de tu corazón. 

Puedes leer fragmentos o el libro completo, escucharlo en audio, descargar en ebook, todo gratuitamente aquí.



4 comentarios:

  1. Madre mía, Pepa...
    Muy buenas!
    Gracias por estos buenos consejos que nos hacen reflexionar.
    Sí, es verdad... Yo siempre digo eso de que no hay que hablar en caliente. Luego nos podemos arrepentir.
    ¿Sabrías alguna película relacionada con este tema? O algún seguidor/a de este fantástico Blog?
    Gracias y abrazos, para ti y todos.

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir tus comentarios. Gracias por tu participación.